Navigation-Menus (Do Not Edit Here!)

"Nuestro objetivo es formar vecinos festivaleros"

Por Nahuel Almirón Rodríguez. 
La apertura de un nuevo ESPACIO INCAA en El Palomar abre nuevas reflexiones sobre la misión del cine en el conurbano. Conocé la historia del "Helios", un hito que comienza en los años '50  y tendrá este año la misión de celebrar el primer festival de cine de la zona. Entrevista con Eduardo Marun, director de EPA Cine.

El Primer Festival de Cine Independiente de El Palomar tendrá lugar
en el Cine Helios ubicado en Ciudad Jardín

De todos los días que tuvo el verano, aquel en el que fuimos con mi compañera a hacer la nota fue el peor para viajar. Sensación térmica de cuarenta grados, una lluvia que parecía no llegar y la humedad que se animaba a subir a las nubes. Lejos de este verano infernal se encontraban las ganas de conocer un nuevo Espacio INCAA. Hablo del Cine Helios. Un sitio que encontró lugar (o mejor dicho hogar) en el Conurbano Bonaerense.

Eduardo Marun, director de EPA CINE y reciente egresado de la Licenciatura en Artes por la Universidad de Buenos Aires, llegó hace un tiempo considerable al "Helios". Él mismo cuenta sobre la emoción que le daba ver películas de Fellini en este espacio. El anecdotario excede al cine en si mismo y se mezcla dentro de la historia de los vecinos de El Palomar. Luego de un incendio y después de haber pasado la dura crisis del 2001, hoy este espacio es un lugar de privilegio gracias a las medidas de la anterior gestión presidencial de turno.



Un lugar de encuentro

El INCAA posibilitó el re-equipamiento del cine ubicado en Ciudad Jardín. Entre algunos de los instrumentos se encuentran un proyector DCP 3D, pantalla perforada y sonido de 8 canales. Marun nos dijo, mientras recorríamos el "detrás de escena" de la sala (es decir, todos esos lugares donde un espectador quiere pasar pero no puede), que los volúmenes no se ajustan "al taco" ya que el lugar podría volar por los aires.

La sala recuperada, algunos camarines, el proyector DCP y el equipo de audio
que actualmente forman parte del equipo y de las instalaciones del cine

Una de las actividades que realiza el "Helios" es el cineclub con los vecinos del barrio. Ciclos de películas que empiezan en el western y terminan a veces en retrospectivas, son la excusa para reunir a la comunidad. Aquí es donde ocurre, según Eduardo, lo importante. Las nuevas pantallas (Netflix, YouTube o el contenido On Demand) desde casa pueden resultar muy cómodas y hasta baratas, pero no logran algo vital: el compartir entre todos.



Y es que en este compartir surgen las caras conocidas, los gustos por el film de un actor, por un género en particular o simplemente por el sentir la magia una vez que se apagan las luces y queda solo encendida la pantalla grande.

El primer festival de cine de la localidad

Quien ama el séptimo arte siempre quiere ver más películas. Es en ese instante en que las carteleras dejan de ser grandes. Actualmente el INCAA propone festivales de cine a lo largo y ancho del país. Y acá es donde quiero detenerme. Quiero centrarme en la experiencia de ver films que "cargan" con la cualidad de no ser tanques industriales o "BlockBusters".



No estoy en contra del género porque es necesario su existencia en la historia del cine ¿Qué hubiera sido la pantalla grande sin los maestros de este arte? Sin caer en una simplificada distinción de querer dividir lo que es cultura de lo que no es, afirmo que ese cine (el industrial) es tan necesario como el cine descentralizado o "alternativo". El concepto va entre comillas, porque de eso se trata. De conocer historias distintas a las que uno esta acostumbrado.

Toda esta vuelta es para decir que hay películas que solo pueden encontrarse en los festivales. El público "festivalero", tal como lo llama Eduardo, es esa audiencia que vive el séptimo arte. Aprender, dejarse interpelar, mirar y disfrutar de films muchas veces tildados por el sentido común como "aburridos" o "muy largos". Apropiarse de las pequeñas historias que muchas veces tienen vetada la entrada en las grandes salas. A veces anticiparse a los estrenos (uno de los "beneficios" del club), descubrir directores y nuevos estilos. El mundo para el "espectador festivalero"pareciera no tener fin.



Una oportunidad para ver cine argentino y distintos cines del mundo

En suma, el Festival de Cine Independiente de El Palomar será el primero en traer a esta región del Conurbano nuevas historias. No solo locales, también internacionales. El público podrá elegir entre la Competencia Internacional de Largometrajes o la Muestra no Competitiva de Cortometrajes Nacionales. Habrá que esperar, entonces, hasta el 25 de Mayo del corriente año para que durante cuatro días el mundo del cine nos llene de nuevas historias para mirar. Está demás decir que "De Otro Plano" cubrirá dicho evento. Próximamente les traeremos novedades.

Información sobre inscripción a las competencias del Festival: 
http://www.epacine.com.ar/epa/inscripcion/
Compartir en Google Plus